lunes, 18 de octubre de 2010

5. PRIMICIAS DE TÍA ELSIE

Cuando me avisaron, pasada la medianoche, que tía Elsie había fallecido, tuve que controlar el gran dolor que me atacó, y una de las cosas que hice fue escribir un poema que trata sobre mi relación con ella. Empezaba diciendo:
En tus ojos vivía un duende
-pícaro como él sólo-,
y al mirarme me abrazaba en un guiño
y me decía "te quiero".
Debía tener 12 años cuando me pidieron en la escuela que hiciera el árbol genealógico de mi familia. Recuerdo que para mí fue muy confuso lo que resultó, luego de que las tías Frida y Elsie, junto con mi madre, me empezaron a decir nombres y más nombres de parientes, con diversos apellidos como Lara, Ricalde, Moguel y otros que, según ellas, estaban emparentados con nosotros. También me dijeron que nadie de nuestra familia se había quedado en Hoctún. La parte de mi primer apellido fue más sencilla, pues mi padre recordaba muy poco.
Tiempo después, encontré en el ropero de la abuela una bolsa con fotos de la familia. Hubo dos que recuerdo vivamente: Una era muy borrosa y en ella aparecía el bisabuelo Bibiano; me dijeron que le debieron tomar la foto en Hoctún. La otra era de mis tías y mi madre, y se las tomaron juntas cuando eran muy jóvenes; Fridita y yo coincidimos en nombrarlas las "Tres Gracias", por lo bellas que se veían .
En esa bolsa apareció una fotografía del actor Roberto Cañedo, dedicada a tía Elsie. Cuando pregunté, tía Frida me dijo que ese señor había estado muy enamorando de tía Elsie, pero que ella lo rechazó y que por eso él había enfilado sus querencias a las hermanas Valencia, y se había casado con una de ellas, que se llamaba Nellie. Esa historia me impresionó mucho, y es que tía Elsie ya era una mujer madura cuando yo nací. Sin embargo, de joven fue una mujer bastante atractiva, aunque muy seria en su vestir y un tanto abstraída de las cosas vulgares de la vida.
Le gustaba viajar, e hizo grandes travesías por el mundo. Además, de joven fue buena nadadora, y competía con sus hermanos cada vez que se iban de temporada.
Doña Elsie Sulema de las Mercedes Gamboa Gamboa vio la primera luz el 20 de diciembre de 1914 en la ciudad de Mérida. La registraron con el primer nombre "Elicie", y en 1974 lo cambió para que quedara sólo "Elsie". No sé bien cuáles fueron sus estudios, aunque estoy enterado que aprendió piano y nunca le gustó practicarlo. En 1940, era estudiante del tercer año de la Escuela Normal Urbana "Rodolfo Menéndez de la Peña". Obtuvo el título de profesora de educación elemental y superior. Seguramente influyó en su decisión de dedicarse al magisterio el doctor José Montes de Oca, con quien creo que ella trabajaba y luego fue sinodal de su examen de grado.
Tía Elsie era muy detallista, pues siempre estaba pensando en qué cosas regalar a sus sobrinos, o cómo ayudarlos, y a veces convocaba a tía Frida y mi madre para tratar algún asunto relacionado. En este rubro también entraban las felicitaciones y las tarjetas navideñas, que no podían faltar.
Otro asunto en el que fue muy minuciosa eran sus vestidos, pues como mujer robusta que era, y dado que en las últimas dos décadas se hizo gorda, se mandaba a hacer su vestuario con modistas. Era todo un espectáculo acompañarla a revisar figurines, escoger telas, que le tomaran las medidas, volver otro día a tomar nuevas medidas, a pruebas, ajustes y remates de alguna cosilla. Las horas que invertía en sus vestidos eran considerables.
Sus últimos días fueron terribles, pues padecía diabetes, presión alta y murió de un ataque al corazón luego de una trágica operación donde le amputaron la pierna. Falleció en 1985, el año del terremoto. Cuando me avisaron, pasada la medianoche, pensé que vivía mi peor pesadilla; al despertar, alguien que escuchó la llamada me dio el pésame y la tierra se abrió, y pude librar la caída por un poema que hice, que habla de mi relación con ella, y que termina diciendo:
Hermosa alhaja en su concha de hamaca,
que vive del sueño..., en una novela.
Mi actriz favorita...
Mi empuje forzoso...

2 comentarios:

  1. Mi papá recuerda a la tía Elsie con mucho cariño, nos cuenta que cada Navidad le regalaba a él y a sus hermanos (me imagino también a sus demás sobrinos) una bolsa con varios juguetitos.

    ResponderEliminar
  2. Esto tiene que ver tanto conmigo que he quedado anonadada con las casualidades del relato con Mi Titi querida Titi Elsie QEPD . Tambien murio pasadas la media noche y de igual manera me senti al escuchar la noticia.

    ResponderEliminar